Aires de fiesta en las WSOP®

Haciendo honor a la famosa canción de Karina, algunos de los jugadores y las jugadoras que estos días se dan cita en Las Vegas se tomaron unas horas para disfrutar de la fiesta. El escenario elegido para la ocasión fue el Electric Daisy Carnival (EDC), festival de música electrónica que cada año congrega a miles de personas. Este año asistieron nada más y nada menos que 340.000 participantes, así que el evento prometía ser de dimensiones épicas. Decimos prometía porque las condiciones meteorológicas jugaron una mala pasada a todos aquellos que acudieron al evento y que tuvieron que ver cómo se iban suspendiendo, uno por uno, todos los conciertos. Aun así, los jugones del poker se resistieron a perderse semejante cita y no dudaron en preparar sus mejores galas para hacer frente a la noche. Ese fue el caso de caras tan conocidas como Vanessa Selbst, Liv Boeree (en la última fiesta se rompió un tobillo), Brian Hastings, Vanessa Rousso, Jason Koon o Dan Fleyshman, que echaron mano de Twitter para difundir sus sensaciones antes de la “noche loca” y de paso para mostrar sus vestimentas. Obviamente, tratándose de un festival carnavalero, los trajes y las corbatas dejaron un hueco a las pantalones “horteras”, las camisas de flores y los gorros pasados de moda; un auténtico espectáculo que deja claro que incluso en eventos como las WSOP®, que exigen gran concentración y mucho esfuerzo, no todo es poker y siempre hay momentos para disfrutar con los amigos.

Aunque el mal tiempo obligó a muchos a abandonar la zona de conciertos, unas 4.000 personas se resistieron a marcharse y obligaron a la organización a poner en marcha uno de los escenarios que había sido clausurado. Ahí estaban los “pokeros” para no perder la ocasión de darse un tremendo homenaje. Mención especial merece Brian Hastings, que llegó a abandonar la zona por causa del mal tiempo y que poco después cogió un helicóptero para retornar al área del festival. Por lo que vemos, había muchas ganas de disfrutar y sobre todo de respirar aire fresco después de tantos días y tantas horas dentro de un casino.

Pronto podremos comprobar si estas escapadas nocturnas son recomendaciones del médico de turno o si, por el contrario, les pasarán factura una vez que todos regresen a las mesas. 

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuesta10

¿Tienes más de 18 años?

Antes de empezar, confírmanos tu edad