Las Royal Flush Girls lo hacen todo bien

Ayer compartimos con nuestros lectores una entrevista realizada a Marvin Rettenmaier “Mad Marvin”, miembro del equipo profesional de PartyPoker. En ella hablaba sobre sus victorias en el World Poker Tour (WPT) y el resto de sus éxitos, así como de sus impresiones sobre el futuro del poker, sus planes personales y la nueva generación de jugadores alemanes.

Sin embargo, hay algunos secretos que el bueno de “Mad Marvin” se guardó para sí mismo. El pro alemán suele llevar el pelo hecho un caos, reflejo de su alocada forma de ser, y cuando estuvo jugando el pasado WPT de Venecia pensó que no le vendría mal un poco de peine y tijera en su hermosa cabellera.

Llamó al servicio de peluquería del hotel y menuda sorpresa se llevó. A su llamada respondieron nada más y nada menos que las Royal Flush Girls, con botella de champán incluida. Así, ni el mismísmo Sansón se negaría a un corte pelo.

Las Royal Flush Girls son una serie de bellezas que quitan el aliento a todos aquellos que han tenido la suerte de coincidir con ellas en un torneo del WPT. No se pierden uno. Son una de las imágenes más reconocibles del circuito y siempre están a punto para endulzar una fotografía, un vídeo o una recogida de premios.

Son el gran comodín de la baraja de PartyPoker. Alocadas y divertidas, son las mejores embajadores del circuito allá por donde pasa. El mundo entero ha disfrutado de sus múltiples habilidades y ahora hemos conocido una nueva: la peluquería.

La verdad es que no lo hacen nada mal. Yo estoy pensando en pedir hora. Sin más dilación, os dejamos el vídeo en el que realizan el milagro de convertir a Marvin Rettenmaier en un auténtico galán.

Si quieres convertirte en un gran jugador, clasificarte para jugar una etapa del WPT y disfrutar del privilegio de conocer a las Royal Flush Girls, juega en PartyPoker.es.

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuesta10

¿Tienes más de 18 años?

Antes de empezar, confírmanos tu edad